Jesús Marcos, sueño y realidad