LA PINTURA DE JESUS MARCOS

Jesús Marcos no necesita dar un examen cada vez que expone, resulta a veces poco valido decir que de nuevo hay una cosa que sorprende, y lo que pasa es que Jesús Marcos vive investigándose, vive descubriendo que posibilidades tiene él como pensador del Arte y como realizador del Arte y yo creo que el gran milagro de esta muestra es la generación de los espacios, casualmente él que trabajó siempre con acoplamiento del ser humano, pies, zapatillas o pelotas, o lo que fuera. En este momento trabaja con personajes de una suerte de circo imaginario que supongo que consciente o inconscientemente se refiere al hombre del mundo actual. Este personaje está colgado de trapecios, o se rompe, se enreda con otros personajes en algún lugar y lo sorprendente es que eso está rodeado con un espacio no virtual sino un espacio tangible donde uno puede meter las manos, es decir creo que el gran hallazgo de Marcos en esta oportunidad es ese.
La muestra es excelente porque se cuelgan muchas piezas y puede suceder que algo interese y otro no. ¡No! aquí interesa todo, creo que la muestra es valiosa para quienes quieran ver buena pintura. Marcos es un hombre que está representado no solo en Museos Argentinos, sino en muchos Museos del exterior, es un hombre que ha estado desde muy joven, vinculado a muestras internacionales. Entonces su obra tiene una prosapia, tiene una jerarquía, tiene un valor que no necesita, reitero, estar rindiendo examen, sino que siempre él hace algo más, se acerca a una variante nueva de sus posibilidades plásticas.